mi espacio de trabajo en casa

 

Este nuevo año viene acompañado de unos cambios profundos en mi vida y la primera manifestación concreta ha sido la organización de un espacio de trabajo en mi casa. La decisión de escribir este blog coincidió con una temporada en la que tuve que descansar. Pasé de estar prácticamente todo el día fuera de casa viendo cantidades de personas, con mucho estrés y responsabilidad, a disponer de.. tiempo! tiempo para descansar y recuperar energías, pensar, organizar mis ideas.. Pensar es algo que se me da muy bien y me considero una persona organizada, pero descubrí cuanto puede ser complicado organizar tu tiempo cuando solo depende de ti. Así que hice lo primero que hago cuando necesito ordenar mi cabeza y crear un cambio: ordenar y cambiar mi casa. limpieza profunda, deshacerme de cosas que ya no necesito, reorganizar espacios..

Pero me di cuenta muy pronto que esta vez ya no estaba satisfecha con solo cambiar los muebles de sitio o pintar una pared. Se dice que la vida son ciclos y yo estoy cerrando uno muy largo y abriendo uno nuevo con mucha ilusión.

Mis exigencias diarias han cambiado y la manera de vivir mi casa también. Seguiré viviendo en mi piso de alquiler de 40m2, pero eso no significa que no pueda cambiar para adaptarse a mis nuevas necesidades.

Así que decidí empezar por lo que era lo más necesario para mi nuevo comienzo: crear un espacio de trabajo en casa.  Consideré poner una pequeña mesa para el ordenador en la sala de estar, pero finalmente decidí utilizar un espacio que estaba muy desaprovechado. es una mini-habitación (tan mini que siempre me referí a ella llamándola la habitación del enano..), de apenas 2,0 m x 1,75 m que últimamente solo utilizaba para guardar cosas. es minúscula y no tiene puerta, pero tiene unas características peculiares que le dan mucho encanto: techo de buhardilla, se acede a ella bajando un escalón, tiene una ventana que da a la terraza con lo cual tiene muchísima luz natural.

Lo primero fue vaciarla completamente, y como no soy de acumular trastos fue fácil. Lo único que dejé es un estante con mucha capacidad que puse hace años para guardar maletas y cosas que no me apetecía tener a la vista. La idea era muy clara:

  • un espacio de trabajo simple y funcional
  • las piezas imprescindibles, de lineas rectas y livianas
  • potenciar la claridad para compensar la falta de espacio para que resultara acogedor, limpio y nada agobiante

 

la mesa es un simple tablón de pino cortado a medida sobre caballetes. lo que más me costó fue elegir una silla.. porque será que las sillas de oficina bonitas son súper incomodas, y las cómodas son increíblemente feas?! al final encontré una silla en wallapop, es cómoda y bastante minimal.. los caballetes y la cajonera también son de segunda mano encontrados en wallapop. hice una cortina blanca para esconder el contenido del estante y mantener homogéneo el aspecto de la pared sin perder el espacio de almacenaje.

me encantan las plantas! las tengo en toda la casa y por supuesto las quería aquí también sin tener que sacrificar espacio de trabajo, o recargar demasiado el ambiente. así que me decidí por plantas colgantes. la barra de madera que sostiene las plantas es un bastón de escoba recortado. todavía no encontré la lampara de mesa que busco, así que de momento puse una lamparita que encontré hace años en un rastro.

cuanto se puede hacer con poco verdad? espero que este cambio sirva de inspiración a alguien que como yo busca nuevos espacios para hacer lugar a sus sueños.

Eva

 

 

 

 

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply